El trajecito blanco de quico

diciembre 13, 2008

quico1Al igual que otros tantos millones de mexicanos, aunque este no fuera de mi época, crecí viendo el chavo del 8. Cada personaje tiene algo especial, el llanto e la chilindrina, las travesuras del chavo, el amor de doña Florinda y el profesor Jirafales, y Don Ramón escapando para no pagar la renta.

Pero mi personaje favorito era definitivamente Quico. Ese niño cachetón, que no era muy brillante a decir verdad, pero el tenia algo con lo que creo nos identificamos todos los hijos de Dios. El sabía que tenia una madre que lo amaba, y que haría cualquier cosa por el. Desde comprarle el carrito que tanto quería, hasta defenderlo de los abusos (Que la mayoría de las veces era culpa del chavo) de Don Ramón.

Hay un capitulo que llama especialmente mi atención. Quico trae un la_muerte_de_quicotrajecito nuevo, su mamá le encargo mucho pero mucho que no lo fuera ensuciar con nada, porque este iria a una fiesta elegante. Quico se la paso todo el rato presumiendo su condición, al punto que despertó el coraje y de la chilindrina y el chavo, que terminaron ensuciándolo por completo.

Creo que nosotros tenemos el deber de contarles a todos que se nos ha sido provisto de un traje nuevo, y que todos hemos sido invitados a la fiesta que tendremos un día en el cielo, pero mucho cometemos el error que en lugar de invitarlos a la fiesta solo nos limitamos a decir que nosotros somos esto, que hacemos, que no hacemos, etc.

0023928bA ti te quiero decir, que Jesús te ha dado los medios para llegar hasta El, realmente no lo merecíamos, y si tu te sientes como el chavo, tal vez hambriento, con falta de un padre y un poco sucio, y tal vez a veces cometas errores “sin querer queriendo”, El te extiende la mano, te adopta como su hijo, y te da un nuevo trajecito blanco, serás feliz al lado de Jesús, yo te lo aseguro, el me ha dado tantas “tortas de jamón”, amalo y te dará todos los deseos de tú corazón.

Dios no quiere quicos que presuman que iran a un lugar y por sus actitudes termine no asistiendo a su fiesta, en estos momentos el te esta buscando a tí, acepta su invitación, tu eres el invitado especial.

“El sirviente regresó y le contó a su amo todo esto. El amo se enojó mucho y le dijo: “Ve en seguida a las calles y callejones de la ciudad, y trae a cenar a los pobres, a los tullidos, a los ciegos y a los cojos”. Lucas 14:21

Anuncios