¿Cómo miras a los demás?

octubre 27, 2012

Image

Cada día vemos un sin número de personas; algunas conocidas como el abuelo algo peculiar que tiene mil y una historias que contar; el primo molesto con el que es difícil convivir; el maestro injusto con el  cual, por más que te esfuerzas, no puedes obtener una buena nota; el amigo con el que puedes pasar horas hablando sin aburrirte; el que solía ser tu amigo, pero que ahora miras con rencor porque traicionó tu confianza; y también muchas otras desconocidas como el chofer del camión el cual te trató con rudeza; el vecino que no hace nada más que tomar todas las noches, poniendo su música a todo volumen, lo cual no te deja dormir; el compañero de clases que consideras presumido y arrogante por lo que ni lo saludas; el albañil que se sienta al lado tuyo en el camión, que, por su apariencia y olor, lo menosprecias.

Y a veces es tanta la gente que vemos que nos olvidamos que cada una de ellos son más parecidos a nosotros de lo que creemos y que un día éramos nosotros como ellos, estábamos lejos de Dios, ya no recordamos que también tienen sentimientos, pensamientos y anhelos, que cada uno de ellos en verdad necesitan del Padre; porque más que un profesor injusto, es alguien que necesita de la paz de Dios; más que un chofer amargado, es un hombre que necesita de la alegría que sólo Dios le puede dar; más que un vecino borracho, es alguien que necesita de la gracia de Dios; más que alguien que solía ser tu amigo, es alguien que necesita del amor del Padre; más que un muchacho arrogante, es un joven que necesita conocer a Jesús; más que un obrero, es un hombre que necesita aprender a descansar en Dios.

Pregúntate hoy, cómo miras a los demás

¿con tus ojos o con los ojos de Dios?, ¿con tu juicio o con el amor del Padre?.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 5:8

Image

Anuncios

En la vida siempre tendrás dos caminos frente a ti:

el camino de vida y el camino de muerte.


Ten en cuenta que el camino de muerte, al igual que el de vida, tiene una apariencia hermosa, ordenada y limpia; como si todo lo que hubieras deseado estuviera a lo largo de él. La cosa es que el camino de muerte funciona como una tarjeta de crédito, puedes vivir todas las cosas que quieras, lo que más “desees” o “anheles”, pero al final tendrás que pagar con TU vida todo lo que “disfrutaste”.

El camino de vida tal vez al principio no tenga todo lo que “desees” pero te aseguro que tendrá todo lo que necesites, y la verdad es que cuando comienzas a caminar por el camino de vida tus deseos dejan de tratarse de ti y comienzan a tratarse del Autor de la Vida. Algo que también es diferente entre los dos caminos es que para entrar a este alguien tuvo que pagar de contado con SU vida, porque sólo el precio de su sangre podía cubrir el pago.

La realidad es que estos dos caminos estan frente a tí, y sólo pudes tomar uno. Te aconsejo que tomes el de vida porque así conocerás al Autor de la Vida y después de eso vivir realmente cobra sentido.

Lo Impensable

septiembre 5, 2011

La cruda verdad es que como jóvenes pensamos con el corazón, nos sentimos invencibles, hacemos promesas de toda la vida, creemos que el tiempo no nos cambiará pero, al final del día, sólo somos unos niños, personas emocionales que no se dan cuenta del valor de sus vidas, de la magnitud de sus decisiones y de las repercusiones que estas tienen. En fin, simplemente dejamos a Dios por un lado, creyendo que somos hombrecitos grandes, nos enamoramos, lastimamos y rompemos corazones, así como también nos lo hacen a nosotros, jugamos con la vida sin pensar en El Autor de la Vida misma.

La verdad es que sin Dios, sin El Amado, sin El Dulce Amante, somos pecadores por naturaleza, como prisioneros en el pabellón de la muerte, sin derecho a un segundo juicio, acusados y a la verdad, totalmente culpables; somos como enfermos en un hospital sin doctores, gente que no tiene salida, sin cura y simplemente sin esperanza.

Por todo esto, para mi lo increíble, lo sorprendente no es sólo que Dios nos ame, no es sólo que El nos salve; para mi lo impresionante, lo inaudito, lo excelso es que El se enamore de nosotros, que nos cuente sus sueños, promesas, propósitos, lo magnífico, lo impensable es que Él nos llame “amada mía“.

Señores, ya no vivimos nosotros, sino que Cristo vive en nosotros. Dejen que Él guié sus vidas y tome sus decisiones.

Valiente

febrero 10, 2010

La valentía es una de las virtudes mas exaltadas por el hombre, admirada y reconocida por cualquier cultura del mundo. Muchas imágenes pueden venir a nuestra mente cuando escuchamos esta palabra. Un bombero lanzándose a las llamas por un pequeñín atrapado en el fuego. Un hombre levantándose ante la injusticia, un soldado dando la vida por su país.

Pero no creo que muchos se imaginen a alguien dando su vida por un plantío de cebada. Y en la biblia un hombre que hizo esto es descrito como uno de los mas grandes valientes de los que se habla en ella.

Los filisteos habían arrasado ya con todos los pueblos vecinos. El galopar de sus caballos ya sonaba muy a lo lejos, y el pueblo era todo un caos. La gente corría y se llevaba lo que podía en las manos, sabiendo que tal vez nunca volverían a ver lo que alguna vez llamaron hogar. Pero había un hombre que se encontraba quieto, como esperando su llegada, su nombre era Eleazar.

¡Muévete! ¡Nos queda poco tiempo!- Le gritaba su hermano desesperado, ya montado en su burrito con unos pocos costales de cebada que pudo salvar.-No me iré, me quedare a defender lo que es mío!  – Y así, en cuestión de minutos, Eleazar se quedo completamente solo en el pueblo, y allí se encontraba, listo para enfrentar a los filisteos con solo una espada en su mano.

Y no fue el hecho de haber defendido el campo de cebada lo que lo condecora como uno de los mas grandes valientes en la Biblia, un valiente es aquel que no se da media vuelta, aun cuando todos ya corrieron, sea por un pueblo, por unas vidas que salvar, o por un campo de cebada.

Y a ti, ¿Qué te hace dar la medía vuelta? ¿Realmente vale la pena defender lo pequeño? Solo recuerda que Dios no ve cantidades ni tamaños, ve los corazones. -Todavía estas a tiempo Señor, nadie te está obligando a hacer esto. Ellos no lo agradecerán, te tomaran y te mataran. ¿Realmente vale la pena dar la vida por esos hombres?- Me imagino a unos ángeles  tratando de hacer entrar en ¨razón¨ a Jesús. Jesús solo sonríe. Creo que conoces el resto de la historia.

“Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré”.
San Mateo 25:23

POST RELACIONADOS

NO SON COMO LOS PINTAN EN HOLLYWOOD

ENFRENTA A TUS GIGANTES

UNA DURA BATALLA

Sigueme

febrero 10, 2010

Muchos creen que la vida es un proceso, una serie de eventos que te suceden y se continuaran repitiendo por el resto de nuestras vidas. Así solía definirla Mateo. El sol se pone para todos, pero para mí siempre será gris, decía. Hacía mucho tiempo que nadie le arrancaba una sonrisa de su rostro, el ajetreo del trabajo y su mala relación con los que le rodeaban lo habían convertido en un automata, viviendo en automatico.

Muchos podrían pensar que el debería de ser feliz, su trabajo le había proporcionado muchas riquezas, pero en la vida no todo lo que brilla es oro, el necesitaba una chispa, algo que lo inspirara a ser mejor, una razón para vivir, una luz en su corazón, y fue allí cuando apareció el.

Rodeado de tantas personas, como un artista rodeado de sus fieles seguidores, se encontraba este hombre, del que tanto se había escuchado en esos días. Todos parecían amarle, y el a ellos.- ¿Cómo puede ser posible? Daría todo por tener lo que tiene el, paso por su mente al verlo.

En ese instante, como si aquel hombre fuera capaz de leer su mente, voltea a ver a Mateo, y de repente se dirije a su banco donde el se sentaba a recaudar impuestos. El corazon le saltó a Mateo y mil cosas pasaron por su mente. Pero al llegar hasta allí, mirandole fijamente y con una calida sonrisa, le extendio la mano y le dijó: Sigueme.

Sin pensarlo dos veces, Mateo se levanto y su vida no volvio a ser igual. Desde ese momento cada día de su vida se encontraba en una aventura continua. Momentos alegres, sorprendentes, momentos dificiles, pero no temía, porque sabía que al lado de este hombre, Jesucristo, no hay nada a lo que temer, aquel que fue capaz de convertir su vida gris en toda una odisea.

Yo mucho tiempo me sentí como Mateo, viendo como pasaban los días sin siquiera poder encontrar una sola razón para sonreir, pero desde que Jesús me extendio la mano, nada volvio a ser igual, hice muchas cosas a un lado, pero al final valio la pena,  pues cada segundo a su lado encuentro una razón para sonreir, me gustaría que tu sonrieras tambien. =)

Cuando Jesús salió de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado cobrando impuestos para el gobierno de Roma. Entonces Jesús le dijo: “Sígueme”. Mateo 9:9-13 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

POST RELACIONADOS

MI MEJOR AMIGO

EL CAMINO DE LA VIDA

TU QUEDATE CON MIGO

A tu lado

octubre 7, 2009

q1412058173_2166Ayer te estuve esperando. Me dijiste que nos veríamos temprano en la mañana, que necesitabas ver mis ojos para poder sonreír el resto del día. Pero no fue así, pasaron las horas, y al volver a ponerse la luna, supe que hoy no vendrías, pero sabes, esperare también mañana.

Pero tampoco llegaste. Trate de llamar tu atención con un amanecer, pero no te acordaste de mí. Sabes, los días pasan rápido, lo sé, y tantas cosas en la vida que te hacen desviar los ojos, pero quiero decirte que estoy aquí, esperando por ti.

A cada momento que tú me necesites, sabes que yo estaré allí para ti, pero me entristece ver que solo me buscas cuando  estas desesperado, cuando sientes que no puedes mas, yo liberare tus cargas, y lo sabes bien, pero quiero compartir contigo todos los días de tu vida, los buenos y malos, felices y tristes, en la calma y en la tempestad, solo abre la puerta de tu corazón, y yo estaré allí contigo, no quiero ser solo una visita, quiero habitar en ti.

te_sigo_esperando_envio_orpheus

Una dura batalla

agosto 18, 2008

El gigante de la armadura obscura se impone fácilmente ante el escuálido oponente. Ya lo tenía herido, muy herido, casi de muerte, pero aun hay una pequeña esperanza para el pequeño guerrero. Solo tienen que pedirle fuerzas, solo tienen que pedir su armadura, tan solo con que alguien pida lo que el necesita, podría vencer al poderoso guerrero.

¿Sabes donde se libró esta batalla? ¿Sabes de quien depende la decisión de ganar o no este encuentro? Esta en ti. Hay una fuerte batalla en tu interior. Pero solo ganara a quien les des los medios para hacerlo. De repente unas feas y grandes aves, muy parecidas a los cuervos, se acercan al campo de batalla. Trayendo alimento al guerrero, le dará fuerza, le proporcionara el vigor que el necesita, pero solo la obtendrá si tu se lo permites.

“Aquella mentira que dijiste para zafarte del duro regaño”. Con sus grandes manos toma un trozo de carne y obtiene mas fuerza. “Ese chico tiene el reproductor de música que tu tanto querías”, el pájaro comienza a reunir algunas ramitas, esta comenzando a anidar malos pensamientos en tu interior. ¿Y que ha pasado con el espíritu? Flaco, hasta los huesos, apenas puede mantenerse de pie.

No ha sido alimentado en muchos días, sabes al igual que tu, no puede sobrevivir con comer una vez a la semana, y solo le has dado unos bocados de pan los domingos por la mañana. Pensamientos impuros empiezan a anidar también en tu mente. Los pájaros se encuentran anidando unos grandes huevos, muy pronto estarán listos para nacer, el nombre de los polluelos, robo, fornicación, engaño, entre otros.

Pero de repente alguien dice ya no más. Alguien se pone de pie, y de ese suelo desértico en el que se encontraba arrodillado, empieza a brotar agua viva. Comienza a beber desesperado, y al mirar hacia arriba, allí estaba, aquel que por tanto tiempo había anhelado volver a ver, se encontraba frente a el, era el general. ¡Era Jesucristo!

-Aquí esta la armadura que tanto necesitabas hijo mío.-Le dice al guerrero.-Toma también tu espada, que deberás afilar todos los días.-Pero, pero yo soy tan débil, por años he estado intentando derrotar a este gigante y vez tras vez he fallado. – No te preocupes hijo mío. –Dice Jesús.- Yo me perfecciono en la debilidad, esa es mi especialidad. Además, solo necesitas mantenerte detrás de mí, yo soy el que peleare tus batallas.

-Acabado de decir esto, se acerca al gigante, con cada paso que Jesús daba, el guerrero de la armadura negra se hacia cada vez mas pequeño, hasta el punto de ser del tamaño de un chiquillo débil y escuálido. En ese momento lo encierra en una jaula, después de esto, su mirada esta en los cuervos, destruye a las aves, los nidos y a los horribles huevos que en esta se encontraban.

-Esta será tu responsabilidad, que no vuelvas a alimentar al guerrero que tu llamas carne, ni dejar que los pájaros vuelvan a anidar aquí. Tampoco permitas que estos le traigan comida a la carne, siempre habrán pájaros volando arriba de ti, pero nunca permitas que estos lo alimenten. De lo demás me encargare yo, prepárate y aliméntate bien de mi palabra todos los días de tu vida, recuerda siempre que yo peleare tus batallas, solo permíteme estar al frente de estas.

Y así es como el pequeño y débil guerrero del que hablábamos al principio se convirtió en ese fuerte guerrero, claro, comandado por el general de generales, Jesucristo.

¿Eres tú ese guerrero? Esta en ti la decisión.

Efesios 6:10

Finalmente, dejen que el gran poder de Cristo les dé las fuerzas necesarias. Protéjanse con la armadura que Dios les ha dado, y así podrán resistir los ataques del diablo.

Cierta vez un buen padre y su bello hijo fueron juntos a un supermercado, el niño se sentía un poco mas mayor, pues era la primera vez que su papá no lo sentaba en el asiento del carrito, seguro que disfrutare este viaje; pensó el. Llegaron a las frutas y verduras, llevaron coles y zanahorias para mamá, un poco de sal y de azúcar. Pero pronto hubo un par de cosas que empezaron a captar la atención de su pequeña mente.

Allí se encontraba el nuevo muñeco de acción que habían anunciado en televisión, y justo enfrente la sección de golosinas, tal vez tomaría algunas si no hubiera mucha gente pasando. Creo que es el momento de separarme un momento de mi padre, pensó. Y así, sin que el padre se diera cuenta, soltó su manita de la de su padre, y el sin notar aún eso siguió su camino.

El niño se emociono cuando observo todos los juguetes que allí se encontraban, probo cuantas pelotas pudo y se llevo algunas gomitas y chocolates a la boca, bueno, creo que mas que algunos. Cuando hizo todo lo que se le había pegado en gana recordó algo. Su papá, ¿Cómo lo encontraría ahora? Estaba demasiado lejos, y la tienda era demasiado grande para buscarlos por todos lados.

De seguro se fue sin mí, empezó a sollozar, ya debe de estar en casa. El niño se arrepintió de todo lo que había hecho, de haber tomado esas golosinas, pero principalmente, de haber soltado la mano de su padre. Se hizo bolita en la sección de lácteos, y unas pequeñas lagrimas empezaron a rodar por sus mejillas.

Pero de repente, unos fuertes y cálidos brazos lo tomaron por sorpresa, el ya los conocía muy bien, si ¡Era su padre! Pensé que te habías marchado sin mi, comento el niño. Es imposible que llegaras a imaginar tal cosa hijo mío, en cuanto me di cuenta que no estabas a mi lado me asuste mucho, y comencé a buscarte por todos lados, seria imposible para mí imaginarme perder a lo que yo mas amo. ¡Tu!

Tal vez como el niño, has soltado la mano de tu padre celestial y te imaginas que ya esta muy lejos de ti, pero quiero comentarte algo, y es que el te esta buscando ahora mismo, quiere que vuelvas a tomar su mano y que nunca mas te alejes de El, porque aunque tu no lo creas, tu eres su bien mas preciado, tu eres su amado tesoro, su hijo.

Mateo 18:12

¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado?

Creo que mi vida no es lo suficientemente interesante para relatarles todo lo que me sucede, pero créanme, necesita escuchar lo que sucedió ese día, fue realmente especial. Todo empezó con que ocupaba conseguir dinero para poder ir a una misión que habría fuera de la ciudad (como siempre, una semana antes), en el periódico encontré un trabajo sin compromisos que se veía muy llamativo así que fui; grave error, ¿o no?

Pensé que el trabajo seria facil, resulto ser mas tedioso de lo que esperaba, había un calor abrumador, de repente me encontraba tocando puertas y ofreciéndole a las personas cepillos de dientes, trate de verle el lado cómico a la situación, y no cuento las veces que le repetí a Dios que todo era por El, realmente solo haría todo eso por El.

Me di cuenta que las personas que me contrataron eran mas tacañas de lo que esperaba, no me darían un sueldo base, sino una mísera comisión por cada paquete de cepillos de dientes que vendiera. Pero el colmo fue cuando a la hora de la comida, quisieron pagar el pollo que habíamos comido con cepillos de dientes. Aunque la verdad me reí mucho de todo esto, empecé a pensar que todo esto había sido un error.

Un camino. Este puede ser ancho angosto, limpio o descuidado, pero todos tienen el mismo fin. Así son los caminos de Dios, pueden resultarnos en un principio raros o inadecuados pero Dios tiene un meticuloso plan para todas nuestras vidas. Las personas con las que estaba vendiendo se dieron cuenta de que yo era cristiano, así que les hable un poco de lo que creía y hacia, etc.

Pero me di cuenta que todo había valido la pena, cuando Dios me dio la oportunidad de hablarle a una persona que realmente necesitaba escuchar de Dios. Había caído en la homosexualidad, me di cuenta como las personas le hacían menos, y le conté todo lo que Dios puede hacer en su vida, el me dijo que ocupaba de Dios, que iría a visitar nuestra iglesia, fue con esto cuando vi que los caminos de Dios son perfectos, no importa como los veas tú, tal ves te parezcan incómodos, extraños o incluso graciosos, pero recuerda que nosotros solo vemos pinceladas, y El, bueno, El ya admira la obra completa.

1 de Corintios 13:12

Ahora vemos de manera indirecta y velada,
como en un espejo; pero entonces veremos cara a
cara.