El jefe

febrero 16, 2009

indigente2

Quien iba a pensar que detrás de ese carrito de supermercado, la ropa harapienta y la barba desaliñada, se encontraba el hijo del hombre mas rico de toda la tierra. Poseedor de empresas multinacionales, desde pozos petroleros, empresas manufactureras hasta los mas grandes bancos mundiales, pero el lo había dejado todo, con la intención de ofrecer de su interminable fortuna.

Se anuncio por mucho tiempo la llegada de el joven a la ciudad, y la gente se emocionaba pues imaginaba nuevas y abundantes fuentes de trabajo, imaginaban que instalaría algunas de las muchas empresas de las que su padre era dueño.

La gente y la prensa lo espero por mucho tiempo, se imaginaban que llegaría en el aeropuerto de la ciudad, con una bienvenida llena de pompa y lujos, pero para ellos su llegada fue desapercibida, estaban en el lugar equivocado.

Llego en el camión mas viejo que pasaba por allí, y contrario a lo que empresariopensaba la gente, el no quería llegar y ser el nuevo rey de los negocios de la ciudad, simplemente quería enseñarles que la riqueza no se encuentra solamente en el dinero.

Por mucho tiempo estuvo escondido bajo la mascara de un sucio y común vagabundo, para poder llegar a conocer a las personas que se encontraban en su entorno, no por su apariencia, sino por su corazón.

Y es así como conoció a sus primeros amigos y socios. Desde Miguel, el hombre de la pescadería, que siempre se compadecía de el, y le regalaba algunas cosas para comer, aunque muy malhablado, se sabía de su muy buen corazón.

Y así empezó su carrera hasta la cima de la ciudad, con un ejercito compuesto por un pescadero, un carnicero, un vendedor de casa por casa, hasta un miembro de una pandilla, todos tenían algo especial y único para el: Eran sus amigos, y ellos creían que era el hijo del magnate, lo seguirían a donde fuera.

rio-dela-plata-entrny2Y así empezó, tratando de encontrar a las personas que estuvieran dispuestas a trabajar con el, no buscaba mucho a los ricos, pues pensaba que sus corazones ya se habían corrompido por el dinero, el dinero para el no lo era todo, sino otro medio para ayudar a los demás, pero no mas grande que el amor.

Y así pasaron los años, y quitándose su supuesta faceta de vagabundo, empezó sus negocios desde lo mas bajo, no ocultando su identidad. Muchos se burlaban de el, otros simplemente decían que estaba loco, pero fuera como fuera había empezado a ganarse el corazón de la gente, y sus empresas crecían, y sus rivales se empezaron a preocupar.

Fue cuando, acusándolo falsamente de fraude y robo de identidad, fue a dar etica-negocios1a la cárcel, pero no por mucho tiempo, pues su padre se entero de todo esto, y después de esto, lleno de sus empresas a la ciudad, dejando a los acusadores en la bancarrota y a su hijo en lo mas alto.

Sabes, este hombre quiere darte todo lo que tiene de su fortuna, solo tienes que creerle, acude a El, no solo serás su trabajador, sino serás su hijo, el lo da todo por ti, te esta esperando.

Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” 2 Corintios 8:9