“El perdondara”

septiembre 29, 2008

Oseas 11:2 2 Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí

¿Cómo puedes decir amar a alguien si no lo demuestras? Decía la esposa con abundantes lagrimas, al ver a su esposo llegar en la madrugada, con marcas de besos en el cuello de su camisa. No era la primera vez que ocurría eso, y en todas las ocasiones, al igual que esta, el le decía que se arrepentía y que no lo volvería a hacer, que el sabia que estaba mal, y que quería serle fiel de ahora en adelante.

A lo que la esposa, aunque dolida siempre le respondía con un sí, te perdono, y para mi esto jamás ocurrió, lo borro por completo, y volvamos a empezar. El hombre si se arrepentía de todo corazón, pero con el tiempo, volvía permitirse cosas que el sabia que lo llevarían a la infidelidad otra vez.

Ver el menú no es lo mismo que ordenar, decía, pero el problema es que siempre terminaba ordenando. Muchas veces trataba de ocultarlo, no daba pistas de que había estado con otras, solo la mas grande: que dejaba de tener una relación de amistad y amor con su pareja, solo dejaba de hablarle y se dormía en el sofá de abajo.

Y esto ocurría una y otra vez, siempre con altas y bajas, siempre arrepentido, siempre sin vergüenza. Hubo días en que no le importaba engañar a su esposa en su misma cama, de todas maneras, el sabia que lo perdonaría. Ella SIEMPRE lo hacia.

Pero un día, simplemente ya no estaba, y no es de que se haya cansado de perdonarlo, sino que simplemente alguien mas había ocupado su lugar. ¿Quién era?. Una mujer que prometió darle todo lo que el podía desear, con lo cual sedujo al hombre por completo, se caso con el, pero solo lo quería por su dinero, y con un inteligente plan, logro deshacerse de el, y quedarse con todo lo que el tenia.

Sabes, yo he vivido esta historia, creo que tu también. Yo tengo a alguien que me ama, que dio todo por mi, y aun asi hay veces que no dudo en pecar, pensando en esto “Se que el me perdonara” El te perdonara si, pero habrá un momento en que el simplemente habrá abandonado tu corazón, no porque no te quiera, sino porque alguien mas ocupo su lugar.

Y tu ¿Ya desplazaste lugar que ocupa Dios en tu corazón? Recuerda que el es el único capaz de dar vida a tu corazón, solo el dio todo por ti, recuerda, el te perdonara, pero amalo y sele fiel con todo su corazón, no hay razón para fallarle por el simple pretexto de que el te perdonara.

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Romanos 3:23-25)

Anuncios

El Camino Correcto

septiembre 27, 2008

Y ahí estaba yo, solo, de 20 años, pero sin una idea clara de lo que quería en mi vida, en medio de la nada y frente a mi tenia 3 caminos diferentes. Cual tomare, cual será el correcto, pensaba. Por fin cuando decidí ir por el camino de mi derecha, escuche la voz de alguien diciéndome, “si vas por ahí perderás algo muy importante”, volteando a todos lados, mire a un señor con un traje y zapatos blancos y con un libro en mano. Me pregunte como alguien podía estar tan bien vestido en medio de la nada, así que le pregunte que si como sabia eso, el me dijo que simplemente lo sabia, y después el siguió caminando derecho. Después de pensar un rato creyendo que no tenía nada que perder, decidí ir por el camino de mi derecha, a pesar del comentario del señor. Así que empecé a caminar y caminar, sin que el ambiente cambiara mucho, árboles y árboles, algunos grandes y otros chicos, alguno que otro animalito que pasaba por ahí, pero de repente había cada vez menos árboles hasta que al fin llegue a un acantilado. Rayos, tal vez el señor tenia razón, me dije. Pero como no había de otra, me regrese por el mismo camino por el que venia hasta llegar a mi punto de partida. Y ahí estaba otra vez yo, solo, y un poco cansado. Tomare el camino de la izquierda, pensé, pero cuando estaba a punto de empezar a caminar, escuche otra voz diciéndome la misma frase, “si vas por ahí perderás algo muy importante”, busque de donde provenía la voz y mire a un niño con ropas blancas aunque rotas y gastadas y también con un libro en su mano. Que puede saber un niño de ocho años sobre la vida y sobre perder algo, pensé. El niño siguió caminando derecho. Sin tomar mucho en cuenta el comentario del niño y todavía creyendo que no tenia nada que perder tome el camino de mi izquierda. Empecé a caminar y otra vez el mismo ambiente, árboles por un lado y árboles por el otro y solo un camino que parecía interminable, caminaba y caminaba, pero no veía nada mas que árboles al frente. Después de haber caminado, probablemente un par de horas, estaba exhausto, así que me senté por el lado del camino a descansar. Me puse a pensar sobre las palabras del señor y del niño ya que los dos me dijeron exactamente lo mismo, “si vas por ahí perderás algo muy importante”, pero los dos se veían muy diferentes, uno al parecer adinerado y muy bien vestido y el otro con ropa rota y gastada. Pero también me pregunte como es que ellos dos estaban tan alegres y porque llevaban los dos el mismo libro blanco. Pero antes que pudiera seguir pensando mire una carreta que venia por el camino, así que me pare, entonces la carreta se detuvo frente a mi y el conductor me pregunto que si quería que el me llevara, yo acepte y subí. El señor también estaba vestido en ropas blancas y tenia el mismo libro blanco, lo cual me pareció un poco extraño, pero no le dije nada al respecto. Mientras la carreta iba avanzando el me pregunto mi nombre y mi edad y se las dije. El se quedo muy sorprendido y me pregunto que si que hacia un muchacho tan joven caminando por ese camino, yo le empecé a contar mi corta travesía y los caminos que había tomado, y también le mencione que tome esos caminos porque yo pensaba que no tenia nada que perder, a pesar de las palabras de las dos personas que me había encontrado. La carreta avanzaba y avanzaba y no pude resistir preguntarle lo que decía ese libro blanco que el llevaba, “Este libro habla sobre la importancia que tiene tu vida y la mía ya que hubo alguien que dio su vida por ti y por mi, para enseñarnos el verdadero camino” contestó. Yo quede atónito y confundido por lo cual le pregunté que si quien había sido esa persona que dio su vida por mi, el me dijo que fue Jesús, un hombre que vino hace mucho tiempo con ese único propósito, el de enseñarnos el camino y guiarnos hacia Su padre que es Dios porque nos ama mucho. La carreta seguía avanzando y avanzando y de repente el señor la detuvo y me dijo “ahora que conoces cuanto vales para Dios y lo mucho que tienes que perder, toma la decisión correcta”. Me baje de la carreta y el señor siguió derecho. Me di cuenta que estaba en mi punto de partida con los 3 caminos frente a mi, y en mi sentía que el camino correcto era el que estaba derecho. No sabia que hacer, pero de pronto escuche un voz muy dulce que decía “ven conmigo y toma mi mano, yo te llevare por el camino correcto”, en cuanto voltee vi a un señor alto con una tunica blanca y larga, su cara estaba llena de amor y paz. Dentro de mí sentí una paz y una confianza que me hizo tomar su mano e ir con El. Los dos juntos empezamos a caminar por el camino que iba derecho y supe que había tomado la decisión correcta.

Ay veces en nuestras vidas que simplemente tenemos que tomar su mano y dejar que el nos lleve, porque El nos ama con un amor impresionante.

El camino de la vida

septiembre 16, 2008

Allí se encontraban los dos, padre e hijo; listos para emprender un nuevo viaje. El hijo, al parecer siempre tenía prisa, y se desesperaba tanto al ver a su padre, al parecer, tan desconectado de su mundo. Caminaba tan lento para observar la naturaleza, así como para arrancar una bella flor, contemplar su belleza y disfrutar su bello aroma.

Se dirigían a un sitio, que a palabras de su padre, era hermoso, todo lo que se pudiera pedir se encontraba en su destino, que por cierto el hijo no tenia ni la mas mínima idea de donde se encontraba, y la verdad es que ni siquiera le interesaba.

El solo tenia un poco de compasión por su viejo, quería acompañarlo y cuidarlo en lo que el creía ya eran los últimos días de su padre. Pero la verdad, es que le parecía tan aburrido y mediocre el estilo de vida de su padre. Siempre perdiendo el tiempo, decía, desconectado del mundo, sin siquiera tener un teléfono celular.

Apenas y entraron a la autopista, encendió su móvil y cerro algunos tratos. Buenos tratos, buenos clientes, buena vida, decía el. Pero no se daba cuenta que su padre, al volante, anhelaba conversar con el, como en los viejos tiempos, cuando no podía transcurrir ni un día sin que el charlara con el.

A las pocas horas el joven no lo soporto mas, ya se habían parado tres veces, una para contemplar un hermoso arcoíris, en otra ocasión el padre decidió tomar un pequeño refrigerio, su favorito, una rebanada de pay de queso con una rica taza de café, y la ultima para observar el atardecer, como disfruto el viejo ver al sol esconderse tras las montañas. Pero lo que mas le molesto fue que el hombre se saliera de la autopista, tomando por un bello caminito de terracería, para poder observar los bellos prados y los hermosos campos de flores.

Pero el hijo, sin razón alguna, tenia demasiada prisa, y sin siquiera saber el destino, sentó a su padre en el asiento del copiloto. –Ahora yo tengo el control, yo tomare las decisiones y no aceptare ninguna palabra o recomendación tuya, ya estoy harto de todas ellas- Dijo el joven molesto, a lo que el padre no tuvo otra opción que el aceptar la decisión de su hijo.

Al principio lo disfruto, ya no mas paradas sin sentido, no mas perdida de tiempo, ahora el decidia su destino, o al menos eso creía. De pronto comenzó a ver diferentes caminos, y sin saber cual elegir, los tomaba al azar. De repente el camino se comenzó a hacer muy accidentado, mucha terracería, pero el colmo fue cuando los alcanzo una gran tormenta, dejándolos varados y atascados en medio de la nada.

El joven era orgulloso, seguía pensando que el podría salir de esta solo, asi que, al terminar la lluvia se remango la camisa y bajo del carro para hacer todo lo posible para poder salir de allí. Pero solo consiguió enlodarse todo, y darse cuenta al fin de la sabiduría de su padre, el conocía la ruta a la perfección, pero decidió disfrutar cada momento de este.

El joven arrepentido, le pidió a su padre que volviera a tomar el control, el estaba dispuesto a disfrutar cada momento a su lado, cada pequeño de la travesía, porque el no es el que conoce el camino, solo su padre, de ahora en adelante se deleitara junto a su guía el resto del camino.

¿Estas dispuesto a entregarle el volante de tu vida a tu padre celestial? Deja de pensar en lo que tu crees que es conveniente en esta vida para ti, el ya conoce el camino a la perfección, solo dale el volante y tu encárgate de disfrutar cada minuto del camino a su lado, hasta llegar al perfecto destino, tu verdadero hogar.

Juan 14:6  “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí.

Construyendo Tu Sueño Ideal

septiembre 11, 2008


“Ésta es mi extraña historia, en la que un sueño se convirtió, cuarenta años después, en realidad. Yo había construido, en un sueño, un palacio, un castillo o grutas. No sé bien cómo explicarlo, pero era algo tan bello, tan pintoresco, que diez años más tarde todavía estaba grabado en mi memoria”

Ya tenia muchos años de rutina, siempre el mismo camino, siempre los mismos buzones, nadie mas esperaba algo mas de el, solo esperaban recibir el paquete que el traía en sus manos. Pero el tenia un sueño, un sueño demasiado grande hasta para el mismo, así que lo callo por mucho tiempo.

Pero su sueño seguía allí, por diez largos años logro silenciarlo. -Todos me creerán un loco- pensaba. Pero se dio cuenta de que no había forma de que saliera de su cabeza, como si estuviera trazado en papel, así estaba en su mente, como el mismo taj mahal el tenia en su mente el palacio ideal, y el lo construiría con sus propias manos.

Es tiempo de mostrarles, ha llegado el tiempo de enseñarle al mundo que en mi categoría hay hombres de genio y energía. Así que todos los días, en su caminar diario, tomaba las piedras que le gustaban del camino, y las echaba en su mochila, a veces hasta llevar pesadas cargas de cuarenta kilos.

Pero solo tenia a su fiel compañera, su carretilla, nada mas, en ella descargaba esas cargas tan pesadas que agobiaban su espalda, ¿Qué hubiera hecho sin ella?

El cartero Chevel tuvo un sueño, y trabajo que le costo 10 mil días. 93 mil horas, 33 años para verlo terminado. La gente no esperaba mucho de el, pero allí estaba, el solo había erigido un palacio, sin haber cogido jamás regla y escuadra, digno del mismo Miguel Angel. No hubo nada que lo detuviera, ni los años, ni la critica, ni el cansancio. Ahora la pregunta es, ¿Cuál es tu sueño?, o mas importante, ¿Qué has hecho para alcanzarlo?

La vida es una larga travesía, un largo camino, pero la verdad es que la gente no espera mucho de ti. Cada critica, un mal comentario, o simplemente la simple indiferencia de una persona hacia ti, creyendo que nunca lograras nada en esta vida, aunque parezcan pequeñas por si solas, poco a poco van formando en ti una pesada carga.

Pero allí se encuentra El, tu fiel compañero, aquel que te libera de esa pesada carga ¿Qué harías sin El? Yo no podría seguir sin mi Jesús. A el es a quien entrego todas las criticas, todos los desprecios. Tal vez has escuchado, ¿Tu?, esperaba a otra persona, o, ocupamos a alguien con mas “presencia”, o el común que podemos esperar de este.

Solo entrégale todo esto a Jesús, y con su ayuda podrás construir tu sueño, no importa lo que piense el mundo de ti, es el momento de demostrarles que en los de tu categoría y hay hombres de genio y energía, que hay hombres de corazón, pero mas que eso, hay que demostrarles que en Jesús no hay nada imposible, solo entrégale a tu carga a El, el esculpirá tu sueño ideal.

Si quieres saber mas sobre el cartero de Chevel y su palacio ideal haz click aqui

Salmos 60:12 En Dios haremos proezas

Tan dicifil como este juego

septiembre 7, 2008

Antes de Jesús, llegar al cielo era como este juego, practicamente IMPOSIBLE. Bueno, realmente no imposible, solo tenias que seguir estas reglas todos los dias de tu vida, como por ejemplo, nunca robes, (las plumas y los clips de la oficina cuentan), honraras a tu padre y tu madre, (cuenta como deshonra si reniegas para ir a las tortillas), no mentiras nunca de los nuncas, no tomaras el nombre de Dios en vano, (como cuando te sorprendes y dices ¡Dios mio!) etc, etc etc, etc.

En caso de que fallaras en alguno de estos solo tendrias que sacrificar a tu mejor animal, y ofrecer sacrificios de expiacion, en fin, les invito a que vean un poco de este juego de Mario Bros version extra dificil, creeme, asi era la vida sin Jesús.

Pero algo cambio, con solo que tomes la desicion de aceptar el regalo que El te da, el jugo todos los niveles por ti, tienes el password regalado,  un boleto directo al cielo. ¿Sonaria muy tonto si lo rechazaras no?